El headless commerce es una solución de ecommerce que almacena, gestiona y entrega contenido sin necesidad de vincular front end y back end. El front end (o “head”), que en muchos casos consiste en una plantilla, se gestiona de manera independiente del back end, lo que permite adaptarse a múltiples canales.

Para que lo entiendas mejor vamos a ver algunos términos clave relacionados con esta tecnología:

  • Omnicanal: práctica que consiste en utilizar múltiples canales de interacción para crear una experiencia de cliente consistente en la web, app, email, centro de llamadas, tienda física, etc.
  • Front end: la interfaz de usuario utilizada por los clientes para comprar productos, por ejemplo, un sitio web.
  • Back end: el sistema que procesa y almacena los datos de una tienda online, normalmente alojado en un servidor.
  • Plataforma de ecommerce: software utilizado por las empresas para vender productos y servicios online.
  • Sistema de gestión de contenidos (CMS): software utilizado para crear y almacenar artículos, imágenes, vídeos o cualquier otro contenido digital.
  • API: una conexión que permite que diferentes aplicaciones interactúen entre sí y un conjunto de funciones que pueden llamarse para acceder a datos o activar acciones, p. ej., consultar datos de productos o hacer una compra.

Con el headless commerce, los desarrolladores back end pueden utilizar APIs para mostrar productos, artículos de un blog o reseñas de clientes en cualquier pantalla o dispositivo, algo que sin duda es fundamental en cualquier sitio web de España, incluso en Valladolid, ya que mientras los desarrolladores front end tienen libertad para desarrollar diferentes formas de mostrar estos contenidos. Gracias a esta manera de trabajar, las marcas de ecommerce pueden mostrar contenidos, productos y páginas de pago en canales como relojes inteligentes, kioscos, asistentes de voz, etc.

Estas son algunas de las diferencias clave entre el headless commerce y el ecommerce más tradicional:

  • En el ecommerce tradicional, los desarrolladores front end tienen una serie de limitaciones en cuanto a diseño y proceso global. En cambio, con el headless commerce, los desarrolladores pueden crear una experiencia de cliente desde cero que se adapta a sus necesidades de negocio.
  • Las plataformas de ecommerce tradicionales incluyen una experiencia predefinida tanto para el cliente como para el administrador (normalmente a través de un CMS), con opciones de personalización limitadas. En cambio, con el headless commerce, se puede controlar por completo la experiencia de usuario tanto para clientes como para administradores.
  • En el ecommerce tradicional, los cambios en el front end y en el back end siempre van de la mano, lo que implica que hay que editar múltiples capas de datos. Por el contrario, en el headless commerce front y back end funcionan de manera totalmente independiente, así que los desarrolladores front end pueden hacer todo tipo de cambios de manera mucho más sencilla.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.